Aprender la técnica de toma de notas

Tres pasos para dominar la técnica de toma de notas a nivel profesional

En el camino hacia una técnica de toma de notas que funcione correctamente, el primer paso es, en realidad, el más importante. Consiste en aprender a comprender, filtrar y estructurar en la mente lo que se dice. Esto puede parecer mucho que asimilar, pero la verdad es que es la base de una buena técnica de interpretación. Para muchos intérpretes con cierta experiencia o que han estudiado la carrera de interpretación, este primer paso es fácil o, prácticamente, automático.

Paso dos

En el segundo paso, se aprende la estructura «exterior» de las notas, es decir, la división de la libreta de notas, la mejor disposición de las unidades de sentido y los trucos que permiten reconocer enseguida lo que se ha anotado a la hora de interpretar.

Este paso también incluye el familiarizarse con la manera en la que sostenemos la libreta de notas. Puede parecer una tontería, pero no lo es. Cuando interpretamos en consecutiva, normalmente lo hacemos de pie. Hay que sostener el bloc, tomar notas, pasar las páginas, volver al principio cuando vamos por el final y «manejar» la libreta de tal manera que los oyentes no se nos queden mirando y esperando hasta que hayamos pasado por fin a la siguiente página.

Paso tres

El tercer paso es tratar la estructura «interna» de las notas. ¿Qué conceptos aparecen con frecuencia y cómo puedo resumirlos en uno o pocos símbolos? Para frases que siempre se dicen, como «Buenas tardes, señoras y señores» o «Que disfruten del evento» es suficiente con un símbolo. 

Lo que toca después es: Practicar, practicar y practicar. Una vez que se hayan entendido e interiorizado todos los aspectos teóricos, tan solo se necesita tiempo para que se ejecuten de forma automática.